Comunicado de prensa sobre la campaña irreverente para el Sagrado Corán en Francia

Comunicado de prensa sobre la campaña irreverente para el Sagrado Corán en Francia

miércoles, 9 de mayo de 2018

Según algunos debates derivados de la muerte de una anciana judía en Francia, se observa que por algunos grupos focales, se iniciaron una campaña de difamación contra el libro sagrado de los musulmanes, el Sagrado Corán, y se expresaron propuestas provocativas que son intolerables. Es una falta de respeto proponer la eliminación de algunos versículos del Sagrado Corán por un grupo de actitud impertinente con un entendimiento de este tipo.

En primer lugar, debe afirmarse que nunca se puede aprobar en términos científicos y morales descartar del contexto de los versículos coránicos para asignar significados falsos a ellos.

Además, no debe olvidarse que, de acuerdo con la creencia común de todos los musulmanes, el Corán es el último libro revelado por Alá. Esta palabra divina, sin cambiar ninguna letra, ha llegado hasta hoy y no cambiará ni tampoco podrá cambiar hasta el Dia del Juicio.

Según el Sagrado Corán, cualquiera que sea la fe, la vida humana es preciosa, intocable, incluso el asesinato de un ser humano injustamente es como el asesinato de todas las personas; así como la supervivencia de un ser humano es la supervivencia de toda la humanidad.

Es una verdad incuestionable que a lo largo de la historia, en las sociedades islámicas las personas y los grupos que pertenecen a diferentes religiones, incluidos judíos y cristianos, han vivido juntos en paz y tranquilidad durante siglos. Cuando las personas de diferentes creencias, sobre todo judíos, eran sometidas a muchas discriminaciones y persecuciones en varias geografías del mundo, la geografía islámica se convertió en su refugio, y los musulmanes, con respecto a la fuente de misericordia, el Corán, siempre han tratado con amabilidad, compasión y justicia a las comunidades donde vivían juntos, De hecho, se ha observado los mejores ejemplos de convivencia en ciudades centrales de la civilización islámica, tales como Estambul, Jerusalén, Bagdad, Damasco, El Cairo y Sarajevo.

A pesar de todos estos hechos, difamar al Islam, a los musulmanes y al Sagrado Corán creando una percepción falsa a tráves de una serie de eventos individuales y no especificados es contrario a la razón, la ciencia, la historia, el derecho, la ley y la conciencia. Este esfuerzo perjudicial, sólo servirá a la islamofobia, que últimamente, amenaza los derechos fundamentales y las leyes de los musulmanes. Condenamos enérgicamente estos actos de provocación que dañarán a todos los musulmanes y destruirán la paz mundial, e invitamos a todos los ciudadanos del mundo a ser más equitativos y justos.

La Presidencia de Asuntos Religiosos