Ceremonia de traspaso del cargo de muftí de Ankara

 
El presidente de Asuntos Religiosos Mehmet Görmez asistió a la ceremonia de traspaso del cargo de Muftí de Ankara.
 
Ali Gülden, muftí provisional de Ankara durante aproximadamente 6 meses, cedió su cargo a Mehmet Sönmezoglu.
 
El presidente de Asuntos Religiosos Görmez habló en la ceremonia de traspaso, celebrada en la sala de reuniones de la Fundación Diyanet de Turquía (TDV), donde dijo que se habían reunido para traspasar funciones y que cada cargo significaba una custodia y una responsabilidad.
 
El presidente Görmez remarcó que custodiar los servicios de la vida religiosa de una ciudad era algo muy importante y dijo lo siguiente:
 
“Todo cargo administrativo es como una prueba de fuego, pero un cargo de Diyanet lo es mucho más…”
 
Todo cargo administrativo es como una prueba de fuego, pero un cargo de Diyanet lo es mucho más. El cargo administrativo es como una camisa de fuego que quema la mitad del cuerpo. Un cargo de Diyanet es como una túnica de fuego que lo quema todo. Cuando la responsabilidad que uno asume no es cumplida se quema todo el cuerpo. El turbante que llevamos en la cabeza no acepta ninguna mancha. Nuestros antepasados y nuestra tradición siempre han aceptado que la tela blanca que envuelve el turbante tenga una longitud de 7 metros. Siete metros es la medida de la tela con la que nos envolvemos cuando nos vamos al otro mundo. Por ello, aquel que lo usa para envolver su cabeza significa que está listo en todo momento para unirse con su Sustentador, que está listo para acudir a Su presencia y rendirle cuentas solo a Él. Significa que tanto el corazón como el alma están listas. Por eso oremos para cada uno de nuestros compañeros que asumen estas funciones para que la túnica que llevan no les queme el cuerpo y puedan llevar a cabo su divina misión sin mancharse el turbante ni una sola vez.
 
“La mayor dificultad por la que se puede pasar es la de perder la compasión y la justicia, convertidas en violencia, crueldad y guerras…”
 
El presidente Görmez remarcó que las personas, las naciones y los países pasaban por momentos difíciles y que este era uno de los más difíciles de la historia tanto para la umma, el país y la nación como para sus personas. La mayor de las dificultades por la que se podía pasar, continuó diciendo Görmez, era la de perder aquello que es fácil convirtiéndolo en dificultades y la de perder la compasión, la justicia y la sabiduría que hace desaparecer la ignorancia, convertidas en violencia, crueldad y guerras.
 
“El peor de los terrorismos no es el terrorismo en sí, sino que éste sea identificado con el islam…”
 
El presidente Görmez afirmó que el mal global se había convertido en un método de guerra del terrorismo moderno y que ese mal había cercado a la comunidad islámica. Como un método de guerra moderno que no conoce ni moralidad ni legalidad, añadió Görmez, el mal global emplea el terrorismo.
 
“La principal víctima – dijo el presidente Görmez – del terrorismo y la violencia es el islam. El peor de los terrorismos no es el terrorismo en sí, sino que éste sea identificado con el islam.” El presidente Görmez afirmó que ante una situación en la que la religión del islam, religión que trajo la bendición a este mundo, era identificada con la violencia, el odio y la guerra, era necesario que cada uno hiciera una revisión del servicio que prestaba.
 
“El cargo de muftí es uno de los más nobles de la civilización islámica…”
 
El presidente Görmez afirmó que el cargo de muftí era uno de los más nobles cargos del islam con mayores responsabilidades espirituales. “Cuando transformamos los servicios de Diyanet – dijo el presidente Görmez – en un sistema burocrático, nos convertimos en directores provinciales y no muftíes.”
 
“No es ‘trabajador religioso’ sino ‘voluntario religioso’”
 
El presidente Görmez señaló que cada musulmán tenía una responsabilidad religiosa pero que no existía la categoría de ‘trabajador o responsable religioso’. Nosotros decimos que nuestro lema sea el siguiente: no hay trabajador religioso que sea designado sino voluntarios religiosos que son nombrados. Cuando cada uno de nosotros actuamos como un voluntario religioso, actuamos con pureza y otorgamos prioridad a la bondad, la belleza y la beneficencia, entonces estamos cumpliendo con nuestro deber. El irshad, el tabligh y la llamada no existen al lado del anuncio, el espectáculo y la propaganda. Los servicios de Diyanet no pueden ser expresados con las palabras típicas de los anuncios y la propaganda sino con los conceptos del irshad, la da’wa y el tabligh.
 
El presidente Görmez destacó que ‘imam’ era el concepto más noble empleado en los servicios pero que tras el 15 de julio se rehuía a usar la palabra ‘imam’ para aquellas personas que desempeñaban sus funciones en las mezquitas por haber sido empleado por los líderes de los grupos traidores del golpe de estado.
 
El presidente Görmez agradeció al final de sus palabras a Ali Gülden, muftí provisional de Ankara durante aproximadamente 6 meses. Tras ello, el nuevo muftí de Ankara Mehmet Sönmezoglu mostró su agradecimiento a Ali Gülden y le entregó una flor.
 
El presidente Görmez le deseó a Sönmezoglu lo mejor en su cargo y le puso el turbante y la túnica de muftí.