COMUNICADO DE PRENSA

 

Tras los recientes suceso, la Presidencia de Asuntos Religiosos ha considerado oportuno publicar el siguiente comunicado por la vinculación de estos con los debates que desde hace mucho tiempo existen sobre el personal religioso que esta institución envía a Alemania.

El 15.02.2017 se informa a través de los medios de comunicación alemanes de registros policiales en viviendas de funcionarios religiosos en las localidades de BadGodesberg, Fürthen-Sieg, Engelskirchen y Bergneustadt, por orden del fiscal general de los estados de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado. Según las noticias publicadas e impresas por los medios alemanes, se requisan los ordenadores personales de dos funcionarios religiosos en el marco de una investigación abierta a imames de Diyanet designados en las mezquitas del DITIB acusados de actividades de espionaje.

Desde el mismo día en el que el suceso trasciende a los medios, tanto la Presidencia de Asuntos Religiosos como DITIB declaran públicamente y con contundencia que el personal religioso no realiza ningún tipo de actividad ilegal. Además, la Presidencia de Asuntos Religiosos comparte con las autoridades alemanas pruebas fehacientes relacionadas con el caso. A pesar de no estar implicados en ningún tipo de actividades de espionaje, se procede a suspender de sus cargos en Turquía a los 6 funcionarios religiosos, mientras se valora si se han excedido o no en sus funciones, para proteger la seguridad entre ambos países y como muestra de buena voluntad.

Se ha lanzado una operación con acusaciones infundadas a pesar de que el escrito que conforma la base de dichas acusaciones contiene la misma idea principal abordada en el IX Consejo Islámico de Eurasia de que la religión está siendo mal interpretada, explotada y usada con fines violentos. Así, se ha pretendido desprestigiar a nuestra Presidencia, a nuestro personal religioso y al DITIB, que se encarga de los servicios religiosos en Alemania, provocando un gran daño a todos sus afiliados.

La Presidencia de Asuntos Religiosos lleva 40 años guiando en sus deberes religiosos a los musulmanes de origen turco que viven en Europa y, especialmente, en Alemania. La visión religiosa de la Presidencia de Asuntos Religiosos, alejada del radicalismo y basada en el conocimiento, ha contribuido en gran medida a la paz y bienestar de los pueblos, la seguridad social, la cultura de la convivencia, la armonía y el rechazo a la violencia y el odio.

La cooperación entre Diyanet y DITIB, que podría ser caracterizada como el modelo turco-alemán de los servicios religiosos, posee unas particularidades ejemplares para las relaciones religiosas entre sociedades. El hecho de que Diyanet y DITIB compartan las mismas referencias religiosas es sumamente vital para evitar cualquier tipo de manipulación o polémica diplomática, política e ideológica. Está fuera de toda duda que a lo largo de estos 40 años Diyanet de Turquía ha respetado siempre el derecho internacional, las normas legales locales, los derechos humanos más básicos y las libertades religiosas y que ha dirigido sus trabajos en base a todo ello. Tal como ha sido hasta el día de hoy, este principio será protegido con insistencia de hoy en adelante. Nunca se ha permitido que ningún funcionario religioso realice ninguna labor que exceda sus funciones y a lo largo de todo este periodo no ha ocurrido ningún caso que pueda ser considerado ilegal.

Es algo totalmente inaceptable que el personal religioso y sus instituciones sean empleados como recurso de las políticas internas mediante acusaciones infundadas como estas. Las verdaderas intenciones así como la inutilidad de estas declaraciones y noticias que dañan, alienan, excluyen y acusan a una institución selecta como la Presidencia de Asuntos Religiosos que presta servicios en su ámbito a escala global, lleva a cabo actividades religiosas, humanitarias y benéficas y es respetada por todos los sectores con los que ha establecido relaciones; a DITIB, como la mayor organización civil musulmana de Alemania, garante del sentido común, la armonía, el bienestar y la paz desde el día en que fue fundada hasta hoy; y al personal religioso, que hace de guía en los ámbitos de la fe, los ritos y la moral y enaltece en todo momento las virtudes religiosas y humanas, son más que obvias. Con estas actuaciones se abre una herida en la espiritualidad y la conciencia de no ya solo los 3 millones de turcos que viven en Alemania, sino de los 5 millones de musulmanes que residen en este país.

Es más que probable que estas acusaciones y difamaciones difundidas a través de los medios produzcan un trauma de grave consecuencias en gente inocentes que creen. Es obvio que este tipo de traumas no van a ayudar garantizar la paz y la seguridad en la sociedad. En lugar de dañar el modelo de cooperación turco-alemán en el ámbito religioso, presente desde hace casi medio siglo, y convertirlo en algo impracticable, sería preferible desarrollar y reforzar temas como la educación, la cultura, la armonía y la integración y, en caso de ser posible, suplir las carencias que existan. Si aquellos con responsabilidad política y pública se abstienen de realizar declaraciones apresuradas e imprecisas se facilitará la solución de los problemas.

El hecho de que en todas partes del mundo, y especialmente por parte de DITIB, exista un posicionamiento al lado de la guía espiritual, el conocimiento y la experiencia de Diyanet no genera ninguna deficiencia en los grupos religiosos musulmanes, al contrario, les hace ganar seguridad y prestigio. La Presidencia de Asuntos Religiosos siempre se ha mostrado respetuosa con las normas legales a las que están vinculadas las entidades religiosas con las que mantiene contactos.

Uno de los principios más básicos que sigue la Presidencia de Asuntos Religiosos en su política de servicios es el de la imparcialidad. La institución de Diyanet se muestra especialmente sensible al respecto para que sus empleados sigan este principio cuando prestan servicios religiosos y está totalmente decidida a mantener esa rigurosidad en el futuro.

La tradición y la visión religiosas de Diyanet a lo largo de la historia la distingue categóricamente de agrupaciones radicales, focos terroristas y grupos que explotan la religión, así como excluye de sus servicios todos aquellos elementos que contengan este tipo de desviaciones. Las manifestaciones más recientes de este tipo de focos y elementos son las organizaciones terroristas DAESH, cuyas ideas están totalmente desvinculadas de los mensajes de progreso y bienestar del islam, y FETÖ, que tras realizar actividades a escala global explotando la religión se ha transformado en una amenaza contra los derechos y el orden. La Presidencia de Asuntos Religiosos espera que todas las formaciones religiosas nacionales y extranjeras con las que comparte la labor de los servicios religiosos adopten la misma postura hacia este tipo de organizaciones terroristas.

La opción más lógica, beneficiosa y pacífica ante los problemas a los que se enfrenta el mundo como el fundamentalismo, el terrorismo y la inmigración es la de beneficiarse de la experiencia y el potencial tanto de la Presidencia de Asuntos Religiosos como del DITIB.

Tenemos la convicción total de que todas las personas con sentido común, sea cual sea su fe, religión u origen y todos los musulmanes que viven en Alemania, especialmente los de origen turco, sabrán avanzar sin rendirse ante la desesperanza y la ira y, al final, el sentido común saldrá vencedor.

Estamos convencidos de que las autoridades alemanas federales y estatales llevarán a cabo su responsabilidad para que este proceso que ignora toda la experiencia y los logros acumulados a lo largo de estos cuarenta años, no realiza ningún tipo de contribución para edificar el futuro y no beneficia a nadie, llegue pronto a su fin.

 

Prof. Dr. Mehmet Görmez

Presidente de Asuntos Religiosos