El presidente de Asuntos Religiosos se reúne con los jefes de grupo de que desempeñarán funciones en el Hach…

 
El presidente de Asuntos Religiosos Mehmet Görmez se reunió con los jefes de grupo que desempeñarán funciones en la organización del Hach este año 2017.
 
El presidente de Asuntos Religiosos Görmez intervino en el Encuentro de Información a Jefes de Grupo, organizado en Kızılcahamam por la Dirección General de Servicios del Hach y la Umra, pidiéndole bendiciones a Alá al principio para los dos estudiantes que fallecieron anoche en Bursa en un accidente de tráfico.
 
El presidente Görmez remarcó que era necesario realizar una preparación mental, de corazón, espiritual y de conocimientos para el rito del Hach. “Antes que nada – dijo el presidente Görmez remarcando que los jefes de grupo llevaban la carga de los peregrinos a sus espaldas – debemos empezar por nosotros mismos. Debemos prepararnos mental y espiritualmente, debemos preparar nuestros corazones y nuestros conocimientos. Después, debemos preparar a los candidatos a hach que guiaremos durante la peregrinación en su interior. El mayor peligro al que nos enfrentamos es que nuestro trabajo se convierta en rutinario. Al igual que ocurre con todos los servicios, este también corre el mismo peligro.”
 
El presidente Görmez habló de los peligros de ir a la Kaaba sin que el rito del Hach supusiera un cambio y una transformación y de convertir la peregrinación en un viaje corriente. “Si viajar a nuestra alquibla, a la Kaaba de Alá, se convierte en un viaje como otros, si vamos a La Meca como si fuéramos a cualquier otra ciudad, si eso no supone un cambio y una transformación y si llegamos a Medina como si llegáramos a cualquier otro lugar, entonces no estaremos aportándoles nada a la gente que vamos a guiar durante este rito, sea cual sea la misión que desempeños.”
 
El presidente Görmez remarcó que el rito del Hach se enfrentaba a tres cambios. “El rito del Hach – dijo el presidente Görmez – se enfrenta a tres cambios. El primero es el cambio que ha traído la modernización. La modernización de los lugares, del viaje y de los edificios ha empezado a ejercer una influencia sobre la cualidad del rito. El segundo cambio, es la sustitución del individualismo en lugar de la capacidad de unir que posee el Hach. El rito de la peregrinación es un rito que existe para unir a los creyentes. Es un rito que ordena dejar a un lado la individualización y el individualismo. El tercer aspecto que estamos perdiendo es el saber y el significado del Hach y la finalidad misma de la peregrinación. Tras perder toda la sabiduría, el significado y la finalidad que envuelven al Hach, éste se convierte en un viaje como otros. Todos los jefes de grupo también deben asumir la función del irshad. Debemos prepararnos con saber para cumplir con este rito. El Hach es un rito que debe ser estudiado.”
 
El seminario, en el cual el presidente Görmez continuó hablando sobre la esencia del Hach, cuenta con la participación de 400 jefes de grupos y durará dos días.