El presidente en funciones de Asuntos Religiosos Keleş felicita la Id al-Adha a los corresponsales de prensa

El presidente en funciones de Asuntos Religiosos (Diyanet) Ekrem Keleş felicitó la Id al-Adha a los corresponsales de prensa en La Meca. El presidente en funciones de Diyanet Keleş se dirigió a ellos desde el Centro de Gestión del Hach y felicitó la fiesta del sacrificio a todo el mundo islámico y a nuestra nación. “Las festividades – dijo el presidente Keleş – son días de alegría, felicidad y bienestar. Como musulmanes, debemos hacer que la emoción y la alegría sean tan grandes como podamos, debemos hacerlas llegar a todos. Esa es la manera de dotarle significado a las fiestas.”
 
“Alabado sea Alá – dijo el presidente en funciones Keleş – por reunirnos a todos nosotros aquí, una mañana de fiestas y en las tierras donde la revelación fue descendida.” En el encuentro en La Meca con los corresponsales de prensa que cubren todo lo relacionado con la época del Hach, el presidente Keleş repasó los siguientes temas:
 
“El camino para dotar de significado a nuestras fiestas pasa por difundir la alegría y la emoción que éstas traen consigo...”
Feliz fiesta del sacrificio a todo el mundo musulmán y a nuestra noble nación. Que Alá reconozca como hach a todos los peregrinos que han acudido a tierra santa para cumplir con su obligación. Las festividades son días de emociones y alegrías. Como musulmanes, debemos hacer que esa emoción y esa alegría crezcan, debemos difundirlas. Ese el camino para dotar a las fiestas de significado.
 
“Nuestras festividades son el denominador común más importante para nuestra nación...”
Entre las cosas que compartimos los musulmanes de todo el mundo y todos los miembros de nuestra nación, lo más importante son nuestras festividades. Son nuestro denominador común. No debemos perder esto tan bello. Debemos conservar aquello que todos compartimos y necesitamos darle mucha más importancia. Uno de los principios más importantes de la Presidencia de Asuntos Religiosos es el de conservar este denominador común y convertir nuestras festividades, que incluyen a todos y no excluyen a nadie, en días de alegría. Es nuestra mayor riqueza, unidad y solidaridad cuyo valor debemos conocer bien. Debemos tener presente en todo momento la gran bendición que supone esta unidad nuestra. El principal objetivo para cada uno de nosotros es el de asumir el deber de garantizar que nuestras tierras se vean rodeadas de una atmósfera de paz, fraternidad y bienestar.
 
“Nunca podremos vincular las festividades con el rencor, el odio y el enfado...”
Las festividades no pueden ser vinculadas con el rencor, el odio y el enfado. No tenemos tiempo que perder en enemistades. En el mundo ya hay suficiente enemistad, nosotros no podemos perder tiempo en enemistades y odios. Lo que necesita la humanidad es poner fin a todas esas enemistades. El islam es una bendición que abraza a todos los creyentes, toda la humanidad, todas las criaturas e, incluso, toda la creación.
 
“Debemos sentir en nuestros corazones la tristeza de aquellos hermanos nuestros que sufren la opresión por todas partes del mundo y no pueden experimentar la alegría de las fiestas...”
Mientras que, por un lado, sentimos la alegría de celebrar esta fiesta del sacrificio junto a todos nuestros peregrinos en esta región sagrada, por otro, debemos sentir en nuestros corazones la tristeza de aquellos hermanos nuestros que sufren la opresión por todas partes del mundo y no pueden experimentar la alegría de las fiestas. Suplicamos para que gente que sufre el dolor en distintas partes del mundo, especialmente en Arakán y Siria, puedan librarse de su opresión cuanto antes. Por desgracia, los musulmanes no están lo suficientemente unidos como para detener esta barbarie. Es un panorama desolador. Que Alá asista a los musulmanes para que puedan disponer de la fuerza, el poder, la unidad y la solidaridad necesarias para prevenir estas crueldades y edificar las instituciones necesarias para detenerlas.
 
“Esta comunidad encomendada con poner fin a la crueldad en el mundo no puede cumplir con esa misión, incluso no puede librarse de ser parte de esa crueldad y un instrumento de ella...”
Esta comunidad encomendada con poner fin a la crueldad en el mundo no puede cumplir con esa misión, incluso no puede librarse de ser parte de esa crueldad y un instrumento de ella. Vivimos el conflicto de necesitar pedir ayuda al opresor para poder librarnos de la opresión.
 
“Le pedimos bendiciones a Alá para todos nuestros mártires que dieron sus vidas por la patria...”
Tenemos un deber con todos los mártires que dieron sus vidas por la patria. Le pedimos bendiciones a Alá para todos los mártires. Les deseamos entereza a todos sus allegados. Deseamos que los heridos tengan salud y sustento. También tenemos responsabilidades que cumplir con nuestros padres, vecinos, esposos y amigos. En motivo de las fiestas, debemos compartir nuestra algría con todos ellos. Es muy importante que nos reconciliemos con nuestros hermanos y pongamos fin a los malentendidos. Debemos no dejar todo lo bello del islam solo en palabras sino que debemos demostrarlo también con nuestros actos.
 
“Durante las fiestas no debemos dejar sin querer a huérfanos, sin ayuda a pobres y sin afecto a los más necesitados...”
Durante las fiestas no debemos dejar sin querer a huérfanos, sin ayuda a pobres y sin afecto a los más necesitados. La fiesta del sacrificio es una festividad que requiere que todos compartamos. Cuando los creyentes sacrifican al animal comen una parte de la carne sacrificada con la familia y los amigos y dan otra parte. En un año de sequía, el profeta prohibió que se guardara la carne del sacrificio. No vio correcto que se guardara parte de esa carne mientras hubiera gente necesitada.  Naturalmente, los fieles comerán de la carne que ellos mismos han hecho sacrificar pero es de suma importancia que compartan también parte de ella, especialmente habiendo tanta hambre en el mundo como hay. Alabado sea Alá, nuestra nación es consciente de ello y comparte la carne del sacrificio con oprimidos, víctimas de catástrofes naturales y pobres de todas partes del mundo. Nuestra nación les envía la carne del sacrificio por delegación y les extiende su mano caritativa a todos ellos.
 
“Alabado sea Alá, pues nuestros peregrinos completaron el Hach sin ningún incidente...”
Alabado sea Alá, pues nuestros peregrinos completaron el Hach sin ningún incidente. El momento más importante del Hach fue en Arafat. No surgió ningún problema ni en los traslados a Arafat ni en los descensos. Sin incidentes, el Hach del año 1438 llegó a su fin. Le doy las gracias a todos nuestros equipos que procuraron que nuestros ciudadanos cumplieran con el rito del Hach tal cómo debe procederse y teniendo presente el significado que dicho ritual posee.
 
“Nuestra noble nación siguie liderando la bondad en el mundo...”
Con el acuerdo alcanzado con el Banco del Desarrollo Islámico, a esta hora ya se han realizado todos los sacrificios. Uno de nuestros equipos se ha encargado de supervisar en Mina los sacrificios. Acabamos de recibir información suya de que todos los sacrificios ya han sido realizados.
 
Port otro lado, nuestra noble nación realiza actos de benefiencias donando el sacrificio a regiones de todas partes del mundo a través de la Fundación Dıyanet de Turquía y otras instituciones. La Fundación Diyanet de Turquía ha realizado el sacrificio por delegación en 135 países y ha hecho llegar la carne a las regiones más oprimidas y necesitadas. Nuestra noblre nación sigue haciendo sonreír a los pobres. Nuestra noble nación sigue liderando la bondad en el mundo junto a través de las instituciones caritativas.
 
30 peregrinos han fallecido en tierra santa...
Durante la época del Hach, 30 peregrinos turcos han fallecido en tierra santa. Tres de ellos lo hicieron en Arafat. Los peregrinos que fallecieron en Medina fueron enterrados en el cementerio de  Yannatul Baqi, al lado de nuestro profeta. Los peregrinos fallecidos en La Meca obtuvieron el título de Jarullah.
 
Que Alá reconozca el Hach de todos nuestros peregrinos. Yo les doy las gracias a todos ustedes, los corresponsales de prensa, por hacer llegar a nuestra nación todas lo bello del Hach.
 
El programa contó con la presencia del vicepresidente de Diyanet Yavuz Ünal, el director general de Servicios del Hach y la Umrah Dursun Aygün, el representante permanente de Turquía en la Organización para la Cooperación Islámica Salih Mutlu Shen, el cónsul turco en Yiddah Akif Menevshe, el consejero de Servicios Religiosos en Riyad Egun Yücel, el agregado de Servicios Religiosos de Yiddah Süleyman Sari y responsables de la Organización del Hach.