Importantes declaraciones del presidente de Asuntos Religiosos Görmez

 
El presidente de Asuntos Religiosos Mehmet Görmez fue el invitado del programa Iskele Sancak, emitido en directo por Kanal 7.
 
En el programa se habló de muchos temas como la situación actual en la que se encuentra el mundo musulmán, la tragedia humana que se vive en Siria y Alepo, la organización terrorista FETÖ y las comunidades y cofradías musulmanas. El presidente Görmez efectuó importantes declaraciones sobre estos temas de actualidad.
 
Algunos de los momentos más destacados de la participación del presidente Görmez en el programa Iskele Sancak de Kanal 7, presentado por el representante de dicho canal en Ankara Mehmet Acet, son los siguientes:
 
“El año 2016 ha sido seguramente uno de los años más difíciles para toda la humanidad a lo largo de su historia…”
 
El año 2016 ha sido seguramente uno de los años más difíciles para nuestro país, toda nuestra región y toda la humanidad a lo largo de su historia. Ha sido un año en el que la violencia y las guerras se han apoderado de todos los lugares, la crueldad ha campado a sus anchas, se han cometido asesinatos masivos y se ha matado a niños y mujeres inocentes. Cada uno de nosotros somos responsables de esto si vemos el mundo y el universo como un todo. Cada persona es parcialmente responsable de los males que se cometen en el mundo. Por ello debemos suplicarle a Alá diciéndole ‘Oh Sustentador, perdónanos a nosotros, la familia de la humanidad’. Que no nos haga vivir otro año como este. No es el tiempo el que comete crímenes. Todos los grandes pecados y maldades son cometidos por las personas.
 
“No logramos asumir nuestro deber si solo transmitimos mensajes de condolencia a las familias de los mártires…”
 
El año 2016 ha sido un año en el que hemos dado muchos mártires como país y como nación. Hasta el 15 de julio muchas personas fueron asesinadas cruelmente en nuestras grandes ciudades de la región del sudeste del país. El 15 de julio 248 hermanos nuestros murieron protegiendo la legitimidad de nuestra nación defendiéndola con sus vidas de los tanques. Después del 15 de julio, nuestro dolor no remitió. En muchos lugares se asesinaron a personas inocentes. Hace poco ha habido explosiones en Kayseri y Estambul. También han alcanzado el martirio muchos soldados en la operación militar de Yarabulus. Deseo todas las bendiciones para nuestros mártires. Les deseo una rápida recuperación a todos los heridos. Deseo paciencia y entereza para las familias de los mártires. Sin embargo, no estamos cumpliendo con nuestro deber solamente mandando mensajes de condolencia y dándoles el pésame a las familias de los mártires y deseándoles una rápida recuperación a todos los heridos. Quiero dirigirme desde aquí a todos los individuos de nuestra nación. Estas familias no dieron a sus hijos solo para ellos o para este país; sus hijos murieron por todos nosotros. Todos les estamos agradecidos. Todos debemos ser como sus hijos para estas familias. Debemos movilizarnos para ayudarles a olvidar el dolor que estas familias sienten.
 
“Como personas todos somos responsables de la nave del mundo en la que viajamos…”
 
¿Qué panorama ha habido durante 2016 en el mundo y las tierras del islam? Si atendemos al Corán no es correcto dividir el mundo. No es correcto dividir el mundo en occidente-oriente o norte-sur. El mundo es un todo. Alá es el Sustentador tanto del occidente como del oriente y tanto del norte como del sur. Los creyentes están obligados a ver el mundo como un todo tanto en la bondad como en la maldad. Cuando se comete una atrocidad en uno de los rincones más remotos de este mundo, todas las personas del resto del mundo deberían ser conscientes de ello. Están obligados a prevenir esas atrocidades. El mundo lo compartimos todos juntos. Somos los hijos de una misma tierra. Vivimos bajo un mismo cielo. Vivimos sobre la misma tierra. Todos somos hijos de Adán y de Eva. Tal como decía Ali, ‘somos hermanos o bien por la creación o bien por religión’. Siendo así, antes de proceder a la fraternidad que nos une por religión, por ser del islam, hagámonos responsables todos juntos como personas de la nave del mundo en la que viajamos. El Sustentador nos creó a nosotros, los seres humanos, para que hiciéramos progresar este mundo todos juntos.
 
“El mundo del islam no supo ser ‘el mundo del islam’ en 2016…”
 
El mundo del islam no supo ser ‘el mundo del islam’ en 2016. El mundo del islam es el lugar donde reina la paz. Si no reina la paz, tampoco puede ser el mundo del islam. Si no se custodia lo que hay, no puede haber fe en él. La seguridad existe cuando existe la fe. Por ello, no es suficiente decir que se hace la oración, se lee el azán y se cree en Alá para denominar a unas tierras como parte del mundo del islam. Además de adorar a Ala, realizar la oración y leer el azán, también se debe hacer reinar la justicia y la compasión del islam. Es necesario que la paz, la fe y la seguridad que aporta el islam se cumplan. Pero cuando ustedes miran, solo ven que las llamas del fuego de las grandes ciudades del islam siguen ardiendo. Muchos de los hogares de las familias se han quemado por ese fuego. Muchos niños han quedado huérfanos. Muchas mujeres han quedado viudas. Muchas personas han dado sus vidas como mártires. La cultura ha sido destruida. 2016 ha sido un año lleno de aspectos negativos como estos. Que nuestro Sustentador perdone a la familia de la humanidad por todos estos pecados cometidos y que no nos vuelva a hacer vivir momentos como los de estos años en los que hemos quedado atrapados por la crueldad, las guerras y la violencia.
 
“Cada creyente que vive en esta región es un embajador de la esperanza…”
 
La humanidad, las naciones, las culturas, las civilizaciones y las comunidades pasan siempre por momentos difíciles. Si atendemos a la historia de la civilización y del islam, vemos que como nación siempre hemos pasado por momentos difíciles a lo largo de nuestra historia. Al principio de este siglo hemos pasado por grandes dificultades. Durante la Edad Media, esas dificultades fueron muy grandes cuando coincidieron en el tiempo la invasión mongola y las cruzadas. Pero estos últimos años también hemos pasado por dificultades mayores. Cada creyente que vive en esta región es embajador de la esperanza. Que Alá nos asista para que 2017 sea un año más bello en el que la paz, la compasión y la justicia reinen y podamos dejar atrás todo esto aprendiendo la lección que podemos sacar de todos estos males.
 
“Nuestra querida nación se ha empeñado en mostrar que la humanidad ni ha muerto ni morirá en Alepo..”
 
No dudamos ni un momento al lanzar la campaña ‘Que la humanidad no muera en Alepo’. Nuestra nación vive, por un lado, con el dolor por la muerte de sus hijos, por otro, libra una batalla contra las traiciones internas y externas. Intenta curar las heridas provocadas por los grupos terroristas que han surgido de dentro. A pesar de todo esto, nuestra querida nación se ha empeñado en mostrar que la humanidad ni ha muerto ni morirá en Alepo. Uno de los aspectos que convierten el funesto panorama que he descrito antes en un panorama mucho más optimista es el hecho de cada miembro de esta nación haga una llamada en estas circunstancias y diga ‘la humanidad no ha muerto en Alepo, ayúdenla’ y todo el mundo se movilice así y ayude mostrando sensibilidad. Es algo maravilloso. Que Alá no inflija daño a esta nación. Solamente este viernes, 63 millones de esta nación han ayudado. Hace unos días una mujer me hizo llegar un sobre al pasar por mi lado en un encuentro. Pensé que quería pedirme algo. Luego abrí el sobre y dentro había un anillo. Empecé a leer la nota que había dentro y por poco me pongo a llorar: “Estimado presidente, llevo 13 años casada. Quiero donarles a los niños de Alepo, cuya única esperanza somos nosotros, nuestro anillo, aquello en mi poder que representa este matrimonio de 13 años. Que Alá lo custodie.” Hay cientos de ejemplos como este. Mientras otros destruyen Alepo, destruyen esa bella ciudad de Alepo fundada por los compañeros del profeta diciéndose a sí mismos que son musulmanes y mientras asesinan a niños, cada individuo de esta nación está extendiendo su mano para ayudar.
 
“El terrorismo de hoy en día es un método de guerra del mal mundial que no conoce ni moral ni derecho algunos…”
 
El terrorismo de hoy en día es un método de guerra del mal mundial que no conoce ni moral ni derecho algunos. Frente a nosotros hay un tipo de guerra llevada a cabo para que nuestra identidad desaparezca. El terrorismo de hoy saca a la luz todo el sectarismo, el racismo, el odio, el rencor y la enemistad de tiempos pasados. El terrorismo de hoy no atenta únicamente contra nuestro presente. El terrorismo de hoy está terminando con estas tierras tras muchos siglos e hipotecando el mundo que les pertenece a las generaciones del futuro. El terrorismo de hoy siembra las semillas del caos, la disensión y la cizaña que nos perjudica enormemente.
 
“Lo peor del terrorismo no son sus actos, sino que sea identificado con el islam…”
 
Si analizamos la relación que tiene con la religión, la principal víctima del terrorismo es la misma religión. Lo peor del terrorismo no son sus actos, sino que sea identificado con el islam. La principal víctima del terrorismo es el islam que Alá hizo llegar a este mundo como una bendición. El mal global lo emplea como un método moderno de explotación. Cuando analizamos estos sucesos, sería incorrecto buscar solo factores externos. Basarnos únicamente en factores internos también sería incorrecto, pero es totalmente necesario que erradiquemos las causas que se originan en nosotros.
 
“Aquellos que dan fetuas aprobando los atentados suicidas cometen el peor de los males que se le pueda hacer al islam…”
 
Aquellos que pretenden darle el nombre de martirio a los atentados suicidas que no respetan ni la moralidad ni la legitimidad y dan fetuas sobre ello se colocan en peor lugar que los mismos asesinos. Cometen el peor de los males contra el islam por legitimar esos crímenes y destruir un concepto tan maravilloso como es el de la yihad. Todos estos crímenes no tienen relación alguna ni con el islam ni con su historia. Este estado de locura es algo que solo podría llevar a cabo una ideología nihilista y enferma que ha perdido el sentido de la vida, se ha olvidado del objetivo de la creación, ha roto todo vínculo con Alá y no cree en nada. Que nadie pretenda encontrar nada en las páginas de la historia ni en los libros sobre las distintas ramas del islam. Allí no hay nada que se le parezca. Es totalmente imposible relacionar este estado de locura de la modernidad y este estado mental que ha convertido en ideología la crueldad y se ha olvidado del origen de la existencia de la vida ni con la religión, ni con el islam ni con su historia.
 
“No hay diferencia alguna entre los asesinos de Alepo y los de Karbala. No hay diferencia alguna entre las víctimas de Alepo y las de Karbala…”
 
El origen de estas guerras sucias que se libran en esta región no son las luchas entre confesiones y sectas sino el resultado de esas luchas. Se trata de la ignorancia que yace bajo las sombras de la guerra y del recrudecimiento de las enfermedades que dañan la conciencia de las generaciones que han crecido bajo esa ignorancia y la desaparición del saber y del conocimiento. ¿Acaso no hay un problema sectario? Lo hay. ¿Dónde lo hay? Si un asesino que ha perdido toda compasión y afirma estar vengándose de Karbala mientras mata a niños en Alepo y destruye la ciudad, graba todas esas atrocidades y las difunde por el mundo, no podemos denominar eso como una guerra entre sectas y confesiones. Al mismo tiempo, si un militante del DAESH afirma estar vengándose de todos los chiíes al asesinar a alguien, estamos siendo testigos todos juntos entonces de cómo se han convertido las luchas de poder e intereses en un conflicto confesional y amoral. Sin embargo, Alepo nunca puede ser la venganza por Karbala. No hay diferencia alguna entre los asesinos de Alepo y los de Karbala. No hay diferencia alguna entre las víctimas de Alepo y las de Karbala. El tirano es siempre el tirano. No se debe atender ni a la religión ni a la confesión del tirano.
 
“El camino principal de la sunna no es el de las distintas confesiones…”
 
Nosotros siempre hemos afirmado estar en el camino principal del islam que fundó todas las civilizaciones, es decir, nunca nos hemos apoyado en confesiones o ideas que estrecharan la visión de la vida, el mundo y las personas. Setenta y dos naciones nos hemos mirado con los mismos ojos. En estas tierras se formaron gentes como Yunus, Mevlana y Haci Bektashi Veli. El camino por el que hemos avanzado no le pusimos ningún nombre diferente. Lo consideramos el camino principal del islam que fundó las civilizaciones. Hay algo que nuestro presidente siempre realza en estos momentos tan difíciles: mi religión no es ni sunní ni chií, mi religión es el islam. Es importante que este país y los que lo dirigen insistan en decir esto si en estos momentos tan difíciles la gente de esta región empieza a declararse infiel la una a la otra. La sunna no es una secta o una confesión sino el camino principal y hay algunos principios que este camino nos enseñó. Nosotros no podemos declarar infieles a la gente de la alquibla. No podemos declarar infiel a ningún hermano que se postre ante el Compasivo.
 
“Si aún hay gente nuestra que tiene buenos sentimientos hacia FETÖ y sienta algo en su corazón que reflexione sobre esos sentimientos con sabiduría y sagacidad…”
 
El 15 de julio será siempre recordado como un punto de inflexión muy importante en la historia de nuestra nación. No es un tema que pueda ignorarse nunca con facilidad que el pueblo supiera defender lo que es legítimo esa noche y que cada individuo de esta nación hiciera historia. El 15 de julio también pasará a ocupar un lugar muy importante en la historia de Diyanet. Es digno de admiración que más de cien mil servidores de esta institución se mantuvieran codo con codo con el pueblo y se esforzaran en mantener en pie la fuerza de resistencia de esta nación con las oraciones. Alabado sea Alá por habernos concedido llamadas a la oración capaces de silenciar golpes de estado cuando siempre habían sido los golpes de estado los que silenciaban el azán. El 15 de julio no fue únicamente un golpe de estado. Fue un intento de ocupación. Fue una traición en palabras mayúsculas. El 15 de julio es una fecha importante para la historia de este país, de Diyanet y de la religión. Al tratarse de un acto dirigido por una organización edificada con la religión, por más falso que fuera su discurso, será un tema que dará mucho a escribir por parte de todos los eruditos islámicos desde el punto de vista de la historia de la religión, de sus causas y de sus consecuencias.
 
Me gustarías dirigirme a todos los individuos de esta nación: si aún hay alguien que tenga buenos sentimientos hacia esta organización, si aún hay algún ciudadano nuestro que sienta algo en su corazón hacia ellos, que reflexione sobre esos sentimientos con la sabiduría, la entereza y la sagacidad que nos ha concedido el islam.
 
“Aquellos que representan el mal mundial crearon escuelas en las que se formaron intelectuales del colonialismo que incrementaron la explotación con ideas que fomentaban la violencia por el mundo…”
 
Si miramos los cambios producidos en nuestra región durante la primera década de este siglo, podemos describir el siguiente panorama: la Unión Soviética desapareció y muchos pueblos y países musulmanes emergieron. El colonialismo oficial encontró su fin en África y muchos nuevos países musulmanes aparecieron. Los inmigrantes musulmanes en Europa empezaron a ser una comunidad establecida en ese continente. El islam es una fuerza emergente por todo el mundo. Ante esta fuerza aquellos que representan el mal mundial siguieron dos estrategias: fomentaron en Oriente Medio ideas que incitaban a la violencia y crearon escuelas en las que se formaban a intelectuales del colonialismo que incrementarían la capacidad de extorsión y explotación.
 
“Es un error evaluar las cemaat y las cofradías junto a la Organización Terrorista Gülenista…”
 
Las formaciones religiosas han sido una realidad a lo largo de la historia. Antes de la República eran más conocidas como cofradías o tarikats, es decir, como grupos sufíes. En los tiempos modernos, estos grupos tomaron más el nombre de cemaat o comunidad. A lo largo de la historia de la República, grupos mucho más tradicionales llevaron a cabo sus actividades bajo el nombre de fundaciones, asociaciones u organizaciones civiles. Vincular todas estas formaciones con la organización gülenista de después del 15 de julio sería un error. Si un grupo traiciona a su propio pueblo y a su propia patria, si lanza a los tanques sobre sus gentes, si bombardea su parlamento, si comete males a escala mundial y si ha creado una nueva y errónea interpretación religiosa es imposible meter a este grupo en ninguna categoría religiosa, no sería ni justo ni correcto. Eso no significa que estos grupos socio-religiosos, cuyo objetivo es prestar servicio a la vida religiosa y espiritual de la nación, no hayan cometido errores. Naturalmente, podemos hablar de una serie de errores. ¿Cómo podría delimitarse un marco para que no cometan esos mismos errores? Por nuestra parte, esperamos de ellos que cumplan unos cuantos principios básicos. Primero, nunca van a incitar a la violencia. Cuando alguien emplee la violencia todos juntos, como nación, debemos oponernos a ello. Segundo, nunca declarará infiel a nadie. No creerán ser los únicos que poseen la verdad y no declararán infiel a todo aquel que no crea ni piense como ellos. Tercero, no excluirán a nadie. Cuarto, no se apartarán del camino principal del islam ni de su saber. Quinto, no se centrarán en una persona, es decir, no reemplazarán la verdad por una persona. No se pueden edificar verdades sobre persona mortales.
 
“Debemos iniciar una movilización por la compasión abriéndonos los corazones los unos a los otros…”
 
El presidente Görmez finalizó su aparición en el programa con la siguiente súplica: “Debemos iniciar una movilización por la compasión abriéndonos los corazones los unos a los otros. Podemos superar todos los males que nos asedian por fuera y nos intentan dañar por dentro con nuestra unidad, solidaridad y fraternidad. Cuando termina un año y empieza otro nuevo es momento para todos para revisar nuestros actos. Todos debemos pasar cuentas por nuestros actos antes de que llegue el día en el que solo le rendiremos cuentas a Alá. Que Alá nos asista para que logremos poner fin a los males que asedian este mundo y podamos dejarles un mundo más bello a nuestros hijos.”