Mensaje del Jefe de Asuntos Religiosos Erbaş con el motivo de 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Mensaje del Jefe de Asuntos Religiosos Erbaş con el motivo de 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

miércoles, 9 de marzo de 2022

Según nuestra religión suprema, el Islam, todo ser humano tiene derechos y libertades fundamentales desde su nacimiento. Hombres y mujeres han sido igualados en servidumbre y derechos y ambos han sido dotados de cualidades diferentes y se complementan entre sí.

Por esta razón, todos los profetas desde Adán han luchado con entendimientos que marginan a las personas, las humillan y pisotean su honor y dignidad. La religión del Islam, que realizó la mayor revolución moral y jurídica de la historia en términos de personas, sociedad y humanidad, otorgó a las mujeres el valor que merecen y prohibió la discriminación y las prácticas desleales en su contra. Con sus mensajes cargados de misericordia, rechazó todo tipo de pensamientos, creencias, tradiciones y costumbres que retratan la violencia contra la mujer.

En su Sermón de Despedida, que es una declaración de los derechos humanos, nuestro Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) declaró abiertamente a la humanidad como criterio que deben respetar los derechos de las mujeres, acatar los criterios establecidos por Dios al respecto, y que hombres y mujeres deben respetarse mutuamente.

Hoy, lamentablemente, se viven destrucciones irreparables en muchas partes del mundo y muchas personas son asesinadas injustamente; ciudades, civilizaciones, culturas, valores humanos son destruidos por las guerras. Las mujeres y los niños pagan el precio más alto de la espiral de violencia que amenaza a toda la humanidad sin discriminación alguna, y de la crueldad vivida como resultado de las pasiones sin sentido de los seres humanos.

Por eso, es responsabilidad común de cada uno de nosotros trabajar por la misericordia en el corazón, hacer prevalecer en la tierra la justicia, el derecho y la verdad y luchar contra todo tipo de formaciones, enfoques y entendimientos que atenten contra la dignidad humana.

En este sentido, se espera que el “8 de marzo Día Internacional de la Mujer” sea fundamental en una sensibilidad que active la conciencia y en la solución de los problemas y angustias que se viven en este campo; Espero que haya esperanza para muchas mujeres que han sido víctimas de la guerra, la violencia, la pobreza y las privaciones.

Prof. Dr. Ali ERBAŞ

Jefe de Asuntos Religiosos